La historia de un emprendedor


¡Hola! Gracias por visitarnos una vez más. Hoy, a diferencia de lo que siempre hacemos, no vamos a hablarte de cosas técnicas sino que vamos a contarte una historia, presta mucha atención porque podrías sentirte identificado. Hoy vamos a conocer la historia de Juan José, un exitoso emprendedor.

Los inicios de Juan José

Juan José nació en una ciudad muy agitada, una metrópolis llena de ruidos y de gente que andaba de un lado para el otro, el mismo andaba de un lado para el otro y en muchas ocasiones no le quedaba tiempo para hacer compras tan sencillas como medicinas o artículos de higiene personal.

Un día se levantó en la mañana y al salir del baño se dio cuenta de que se había acabado su desodorante y no había tenido tiempo de ir a comprar uno. Inmediatamente pensó que no podía salir así (hacía mucho calor y podía ser desagradable) y que sería bueno que alguien le hiciera el favor de comprarle uno, así que llamó a su amigo David.

Así nació una idea

David tenía una moto y le era muy fácil desplazarse en el tráfico pesado de la ciudad, así que fue a la farmacia más cercana, le compró el desodorante a Juan José y se lo llevó a su casa. Cuando David le dio el desodorante a Juan José (en menos tiempo de lo que él pensaba) una gran sonrisa se dibujó en su rostro, no solo porque tenía lo que necesitaba, sino porque se le había ocurrido una idea.

Y vaya que pasan cosas asombrosas cuando a la gente se le ocurren buenas ideas, ya eso lo vimos anteriormente cuando hablamos de la fórmula mágica: idea + sueños = tecnología. Pues esta era una de esas ideas que se convertirían en sueños y cambiarían la vida de muchos.

Juan José miró a David y le dijo: ¡tengo una idea! David se extrañó, pero quiso saber más, así que se sentó a hablar con Juan José.

El primer farma express

  • Mira David – comenzó a contar Juan José -, en esta ciudad es muy difícil desplazarse por el tráfico tan pesado. Yo pensé que tu tardarías al menos 2 horas en traerme el desodorante, pero no, tardaste solo 20 minutos y eso tomando en cuenta que saliste de tu casa, fuiste a la tienda, lo compraste y luego viniste a traérmelo. ¿Te imaginas cuantas personas están hoy en su casa como yo sin desodorante o sin alguna otra cosa esencial para su aseo personal?

La conversación comenzó a fluir entre los dos y finalmente, como siempre ocurre, la idea de Juan José se convirtió en un sueño. Ambos tenían la idea de crear algo que le facilitara la vida a las personas que no tienen suficiente tiempo para estar en el tráfico yendo a comprar artículos de último momento pero que son realmente necesarios. A ese sueño le dieron un nombre: farma express y David, con el favor que le había hecho a Juan José, ya había hecho el primer farma express.

Y como siempre, llega también la tecnología

Ahora bien, Juan José y David ya tenían un sueño en conjunto y una idea de negocio, pero no les servía solo hacerle favores a sus amigos, pues ya Juan José había pensado en comprar una moto el también para ir rápido con los suministros que necesitaran otras personas, allí está el detalle: otras personas.

Juan José llamó a su amigo Roberto y le contó de su idea y Roberto, siempre en todo, le dijo: hazte una página web y ofrece el servicio por allí. Roberto asesoró a Juan José y a David en todo el proceso de la creación de la página y el hosting más adecuado. Así, en muy poco tiempo, el sueño de este par de chicos ya estaba online, con nombre y dominios propios: www.farma-express.com.

Farma express hoy

Lo que comenzó solo como este par de chicos (Juan José y David) con sus dos motos llevando desodorantes, afeitadoras, termómetros, antigripales y demás suministros por toda la ciudad, tuvo tal éxito que en poco tiempo había más personas contactándolos por su página web y haciéndoles pedidos.

Un día se dieron cuenta que era más rápido y más eficiente si tenían esas cosas en sus casas, así que acondicionaron una habitación en la casa de Juan José e invirtieron en los productos que con más frecuencia les pedían. Cuando se dieron cuenta tenían demasiados pedidos y su política de ser “rápidos” ya no se podía cumplir porque no se daban abasto solo ellos dos, así que llamaron a un tercer amigo que se sumó a su proyecto.

Pasados un par de años, Farma express ya cuenta con un almacén que alquilaron en el centro de la ciudad (desde allí vienen la mayor parte de los pedidos) y una línea de 10 motorizados que David y Juan José dirigen desde el almacén y se encargan de recibir los pedidos y asignar las rutas a los motorizados que siempre llegan justo a tiempo con ese desodorante que otro Juan José puede estar necesitando.

Así nació una franquicia

Precisamente porque había otros Juan José que necesitaban ese desodorante y llegó un David de farma express y se lo entregó a tiempo, tuvieron la idea de llevarse ese servicio a su ciudad de origen, pues no todos los Juan José eran de esa ciudad sino que estaban solo de paso o haciendo algún trabajo.

Farma express se extendió como franquicia por varias ciudades del país y muy pronto van a abrir su primer almacén fuera del país, donde seguramente tendrán el mismo éxito, pues las ciudades cosmopolitas demandan este tipo de servicio que gracias a ese sueño de Juan José hoy es una realidad que facilita la vida de muchas personas.

¿Qué te pareció esta historia? ¿Te sientes identificado con David y Juan José? ¿Tienes un sueño que Roberto puede ayudarte a realizar? ¡Cuéntanos tu propia historia!

Si quieres más información y asesoría sobre nuestros planes y servicios de hosting puedes contactarte con nosotros y con gusto te ayudaremos a escoger el plan más adecuado para ti.

Imagen de nhuisman vía Flickr.com bajo licencia creative commons.